domingo, 26 de diciembre de 2010

OPERA MAGNA “Poe”

(Red Rivet Records)

Los valencianos Opera Magna empezaron a llamar la atención al gran público hace un par de años cuando lanzaron su debut discográfico con el título de “El Ultimo Caballero” bajo los auspicios del sello del ex batería de Avalanch y Warcry Alberto Ardines que rescató el trabajo que había empezado a moverse bastante antes de forma independiente y autoproducida. Ahora con el lanzamiento de este segundo disco deberían asentarse en la complicada escena del metal nacional aunque, al menos la copia que nos han hecho llegar, han tenido que publicarlo con el sello japonés Red Rivet Records. Y no me extraña que desde la tierra del sol naciente se hayan interesado por estos chicos que se han marcado un interesantísimo trabajo lleno de elaboración, clase y buen gusto, todo ello enmarcado en la temática conceptual alrededor de la figura de la atormentada existencia del célebre escritor Edgar Allan Poe. Rodean sus trabajados textos con una no menos trabajada instrumentación de base power metalera melódica complementada por una acertada orquestación y una brillante labor vocal. No sólo por parte de su buen vocalista José Vicente Broseta, también por la Coral Magna que compnen el propio J. Vicente junto otras cinco voces masculinas, y por la colaboración en tres temas de la lírica voz de la experimentada Julia Möller, del aporte gutural de Pedro Saz en otro, y del técnico de sonido Fernando Asensi en los coros. De hecho la importancia de las voces queda patente desde el incio del disco con la intro “El Cuervo”, ya que lo pone un narrador como Luis Posada, reconocido actor de doblaje, sobre una misteriosa orquestación. A partir de aquí empiezan a brillar con temas como la acelerada “El Pozo y El Pendulo” desgarrada y agresiva en su pegada a cargo del batería Adriá Romero junto al bajista Alejandro Penella, matizados por la labor lírica de la voz de Julia Möller y por los arreglos barrocos de teclas y guitarras a cargo de Rubén Casas, Enrique Mompó y F. Javier Nula. La cabalagante e intensa “Un Sueño En Un Sueño” no se queda atrás con su estructura puramente power melódica con un punto tétrico y ambiental que aportan sus detalles orquestales junto a unos poderosos coros algo Rhapsody, que se tornan limpios y convincentes en la lírica “La Máscara De La Muerte Roja” recordándome a los inmensos Dark Moor que se revelan como una de sus mayores influencias. El lirismo queda aun más patente en la breve “Annabel Lee” (nada que ver afortunadamente con la que perpetraron hace muchos años Radio Futura y que escuché recientemente por casualidad), en la que se luce Julia en este corte a modo de puente suave y ambiental para llegar a la potente “El Demonio De La Perversidad” donde aparece en segundo plano la voz gutural de Pedro Saz. La envolvente de comienzo angustioso “El Entierro Prematuro” en la que brilla la voz de José Vicente recordando de nuevo a Dark Moor, para llegar al punto romántico e intenso de “El Retrato Oval” de nuevo con la voz de Julia como protagonista en una situación más teatral e intimista. Una teatralidad también presente en la puramente power con matices sinfónicos “El Corazón Delator”, sobria y elaborada con unas guitarras más heavies, que toman un protagonismo más versátil en la más lírica y orquestada “La Caida De Usher” con unos arreglos muy conseguidos. El cierre a modo de resumen lo pone la extensa e intrincada “Edgar Allan Poe”, con buenos cambios de ritmo, matices narrativos dramatizados, aromas neoclásicos, e inquietante orquestación. Lo dicho, un muy buen disco, complejo, matizado, de buen sonido y mejores composiciones que pone a Opera Magna en la estela de los grandes del género como los madrileños Dark Moor, aunque todavía les queda un poco, no demasiado, para llegar a su enorme nivel.
Mariano Palomo

sábado, 25 de diciembre de 2010

ONSLAUGHT “Sounds Of Violence”

(AFM / Avispa)

Los thrashers británicos Onslaught abrirán el inminente 2011 con la publicación a finales de enero de “Sounds Of Violence” su quinto disco en estudio en más de veinticinco años de carrera. Un recorrido que arrancó de forma prometedora a mediados de los ochenta y que alcanzó sus cotas de máxima popularidad con trabajos como “The Force” o “In Search Of Sanity” convirtiéndose en uno de los nombres de referencia de la escena thrasher de las Islas. Pero de repente y tras sufrir muchos cambios en su formación desaparecieron del mapa para reaparecer hace tres años con “Killing Peace” al que ahora sucede el lanzamiento que nos ocupa. Un disco cumplidor, sin grandes alardes técnicos, y que se mueve por los parámetros habituales del thrash metal europeo clásico, con buenas dosis de contundencia y solidez, aunque sin excesiva brillantez, sobre todo por parte de su limitado vocalista Sy Keeler. Lo que más me ha convencido del disco ha sido la labor de los guitarristas Nige Rockett y Andy Rosser-Davies, mientras que la base rítmica que forman el bajista Jeff Williams y el batería (fundador de la banda junto a Nige) Steve Grice, cumplen aportando solidez y pegada. El inicio a golpe de redobles marciales lo pone la intro “Into The Abyss” que enlaza con la avasalladora y acelerada “Born For War” agresiva en sus riffs y voces. Una agresividad que sigue patente en la inquietante y contundente “The Sound Of Violence” atemperada por sus buenos detalles de guitarra, que se vuelven más opacos en la más floja y pesada “Code Black”. Repuntan con fiereza en la poderosa y dinámica “Rest In Peace” de buena pegada, y en la limpia y técnica “Godhead” que me suena a los maestros Slayer, empalmándola prácticamente con la más cortada y matizada “Hatebox” adornada de afiladas y trabajadas guitarras. Unas guitarras algo más melódicas en “Antitheist” de cadencia pesada y ritmo creciente, que se vuelve frenético y machacón para “Suicideology” marcada por sus riffs asesinos antes del final con la insulsa outro de piano “End Of The Storm”. Como tema extra y, curiosamente, como primer single incluyen una contundente versión del “Bomber” de Motörhead en la que aparecen como invitados el guitarrista de los propios Motor Phil Campbell y el vocalista de Sodom Tom Angelripper. Buen colofón para un buen disco, sin excesos ni florituras, pero que se deja escuchar con faclidad por su buen sonido y poderío.
Mariano Palomo

lunes, 20 de diciembre de 2010

JOHN WAITE “Rough & Tumble”

(Frontiers / Mastertrax)

Parece que el personal y gran vocalista británico John Waite quiere seguir dadno guerra con sus trabajos en solitario. Aunque me da la sensación que si sigue por el camino de sus últimas entregas lo va a tener bastante complicado para calar en los fans que seguiremos echando de menos sus mejores tiempos, tanto en solitario en los ochenta, como con The Babys, y obviamente con los inmensos Bad English con los que en mi opión tocó el cielo. Desde luego si alguien espera encontrarse algo similar a los proyectos citados va a tener que rebuscar mucho, aunque algo sí que se puede rescatar, sobre todo la magnífica voz de Waite que se muestra potente y matizada con su inconfundible timbre, muy por encima de las composiciones, sonido e instrumentación que forman parte de este “Rough & Tumble”. Supongo que mucho tendrá que ver en lo embarullado e irregular del disco la gran cantidad de músicos que colaboran con el cantante repartidos en los temas del disco. Así nos encontramos con el productor del disco Kyle Cook en las guitarras, programming y coros en cortes como la pop rockera “Evil” de suaves ritmos standar, la lenta acústica “If You Ever Get Lonely” con Waite aportando feelin’ y calidez junto a un melódico solo eléctrico, la más opaca y algo psicodélica “Love’s Goin’ Out Of Style” en la que partcipa casi inapreciablemente el saxofonista Bobby Keys, la optimista aunque algo falta de fuerza “Better Off Gone” a ritmo de medio tiempo intenso de A.O.R. con clase, y en la tímida y rarilla “Peace Of Mind”. En otros cinco cortes aparece el habitual acompañante de Waite en directo últimamente Luis Maldonado que aporta sus guitarras acústicas y eléctricas en la rockera “Rough, Tumble” de voz áspera y ritmo sencillo a lo Bad Company, en la A.O.R. suave “Shadows Of Love” que cumple sin excesos recordando tímidamente a Bad English, al igual que en el medio tiempo más plano “Skyward” donde sobresale sobremanera la agradable y matizada voz de Waite, para meter más ritmo y aires sureños a la reseñable “Sweet Rhode Island Red” con unos buenos toques de slide a cargo de Maldonado, y en la más blues “Mr. Wonderfull” con aires vintage en sus guitarras bastante animadas, marcada como bonus track. Se cierra el redondo con otro tema extra flojito e insulso como es “Hanging Tree”. Además de los dos guitarristas citados aparecen en los créditos tres cantantes en los coros, otros tres percusionistas, y el teclista Mike Webb en cuatro temas, entre ellos la intimista y floja “Further The Sky” donde también participa el guitarrista Shane Fontayne. Resumiendo un disco flojito, con algún momento resctable, y en cualquier caso muy por debajo del nivel de su titular.
Mariano Palomo

HURTSMILE “Hursmile”

(Frontiers / Mastertrax)
 
El señor Gary Cherone nos sorprendió gratamente con su versátil y potente voz hace un montón de años cuando le descubrimos junto al gran Nuno Bettencurt en Extreme. Pero también es responsable de particpar en dos de los mayores fiascos que se han perpetrado en la historia del hard rock, el cuarto trabajo de los propios Extreme “Waiting For The Punchline” y el indigerible “III” de Van Halen en el que entró sustituyendo a Sammy Hagar. Por lo tanto a la vista de estos antecedentes lo mínimo que pueden surgir son ciertas dudas a cerca de lo que podíamos encontrarnos en este nuevo proyecto del vocalista americano. Y una vez escuchado la me da la sensación que a Mr. Cherone y compañía se les ha ido la mano en lo que a originalidad y extravagancia se refiere, muy por encima de la calidad que ofrecen. Temas sin excesivo lustre simplemente efectistas como la inicial “Just War Theory” que apenas se sostiene en su ritmo sobre unas rasgadas guitarras a lo Lenny Kravitz a cargo de Markus, hermano de Gary, la más densa y moderna “Stillborn”, o la lenta y bastante prescindible “Painter Paint” de nulo ritmo. Algo más aprovechables me parecen la curiosa y punzante “Love Thy Neighbour” con un deje de voz desgarbado y displicente más cercana a Extreme, la más experimental y viva “Kaffur (Infidel)” con unas originales voces dobladas, o la acústica animadilla “Jesus Would You Meet Me” que va cogiendo cuerpo con la entrada de la percusión de Dana Spellman para acabar teniendo un regusto redneck de la América profunda a base de slide guitar. Cumplen sin más la decadente “Set Me Free” que se salva por su buen estribillo, y la suave y agradable “Beyond The Garden – Kicking Against The Goads” que acaba acelerando en su tramo final. El resto es prácticamente obviable por completo, desde “Just War Reprise” a ritmo de reggae pastelero, hasta las insulsas “”The Murder Of Daniel Faulkner (4699)” en clave de cantautor a lo Dylan, “Tolerance Song” que no me dice absolutamente nada con sus voces artificiales, o “Slave” pesada y densa con ganas. En fin, que me da la sensación que este disco ha sido más que nada un divertimento familiar, algo parecido a lo de Tony Harnell con The Mercury Train, y que posiblemente ya hemos visto la mejor versión de Gary Cherone y que si la recuperamos será, si las hay, en próximas entregas con Extreme.
Mariano Palomo

jueves, 16 de diciembre de 2010

STAR MAFIA BOY "La Noche De Los Vampiros"

(Autoeditado)

"Ya lo vés nací estrella, sé que soy bueno. Siempre he creido que un dia otras personas lo reconocerian y me han dado la razón". Frase de Marc Bolan pilar fundamental de los miticos T. Rex que ilustra parte de la portada del nuevo album de Star Mafia Boy, y que se puede extrapolar a la propia fé y seguridad que éste músico madrileño tiene en si mismo. "La Noche de los Vampiros", es el último trabajo de un tío con inmenso talento, Francisco José Rodriguez Pinto (Star Mafia Boy), nació en el año 1970 en el barrio de Lavapiés, un personaje íntegro y consecuente con su filosifia musical que ya de muy joven despuntaba en bandas locales como Odín, Guillotine, Rip, Ride, ó Armaggedon, y sobre el que recayó gran parte de responsabilidad en su primera banda realmente seria como Ausentes allá por 1990, grupo que llegó a compartir escenario con los británicos The Almighty en su gira española. Años más tarde creó Babylon Boys, y compartió experencias musicales con Juan Olmos vocalista de Antigua en proyectos como Errol Flynn hasta su llegada a Corazones Negros grupo en el cual militó desde 1996 y hasta 1999. De manera posterior militó durante un año en M-99 hasta que fundó Guitar Mafia, banda a la que recientemente ha dado carpetazo tras una decada en activo publicando cinco entregas discográficas como "Bienvenido al Mundo real" (2000), "Generación Suicida" (2003), "Las Jóvenes y Bellas Criaturas de los Bajos Fondos" (2005), "Vendetta" (2008), y "Rock´n´roll Tatuado" (2009), un legado cargado de actitud disponible actualmente en formato recopolatorio a partir de la web en forma de 26 temas bien representativos de su recorrido bajo el titulo genérico de "En las Calles de Madrid. 10 años de Rock´n´roll y Maquillaje".
"1.9.7.0" fué su primera obra en solitario, una entrega editada en vinilo blanco que vió la luz el pasado año, un disco exquisito configurado por grandes piezas que tiene continuación en "La Noche de los Vampiros", publicado también en formato L.P. en vinilo rojo y con impecable presentación, una obra sincera grabada, mezclada, y masterizada en la primavera del 2010 en los "Olmoestudio" con impecable trabajo una vez más del propio Juan Olmos. La obra muestra un mosaico sonoro de indudable calidad con el propio protagonista de la obra introduciendo voces, guitarras eléctricas y acústicas, bajo, y percusiones, y que cuenta con un puñado de formidables piezas con sentido y empaque compuestas integramente por él mismo excepto "Karousel Kitten"(Brandon Rouge), y "Pobre Rouse" y la espectacular "Rock´n´roll Bussiness" compuestas conjuntamente con el Sr. Olmos. "La Noche de los Vampiros" da apertura y titulo al disco, un corte tenebroso de incio que ensalza a la noche y a las propias criatturas y personajes que la habitan, "Vendí mi Alma al Rock´n´roll" aparece tepidante haciendo mención en su letra a un cruce de caminos, y que personalmente me recuerda la figura de Robert Johnson, del cual cuenta la leyenda vendió su alma al Diablo para poder tocar su guitarra, "Fruto Prohibido" es una joya repleta de frescura con el amor y el deseo a escena, "Nada que Perder" es un tema compacto y afilado que muestra claridad total de ideas en uno mismo, y "Dulce Sensación" cierra la primera cara de la entrega apareciendo como una pieza bella y relajada y como una exaltación al amor en estado puro con insercción de guitarras acústicas. En el lado opuesto del entrañable vinilo nos encontramos con composiciones como "Entre Cristales Rotos" un tema excepcional que transmite integridad absoluta, "Yo no Puedo Esperar" una especie de huida hacia adelante en clave de Rock con esencia, "Perdido en Nueva York" pieza que transmite satisfacción y un optimista estado de ánimo, o las mencionadas previamente "Pobre Rouse" reflejando la vida misma, la exquisita "Karousel Kitten", y "Rock´n´roll Bussiness" con un inicio que perfectamente puede servir como homenaje a los mismisimos Ramones realizado a conciencia. "La Noche de los Vampiros" en definitiva se muestra como una obra impecable fabricada por un talento que disco trás disco y debido a su experiencia acumulada se supera dentro de la escena del Rock haciendo además lo que le fluye de dentro y eso además resulta todaviá más complicado en los tiempos que corren. Torrente de frescura y personalidad, sinónimo de STAR MAFIA BOY.
José Mora (La Cabaña Del Tío Rock)
www.myspace.com/lacabanadeltiorock

lunes, 13 de diciembre de 2010

MR. BIG “What If...”

(Frontriers / Mastertrax)

Después de comprobar el excelente estado de forma de estos cuatro monstruos en su venida a Madrid presentando su regreso de reunuión de la formación original hace un año había muchas ganas de echarnos a la oreja nuevo material en estudio de los de San Francisco. Han pasado casi tres lustros desde que Gilbert, Torpey, Seehan y Martin se metieran en un estudio para registrar “Hey Man” y parece que el tiempo no pasado por ellos y la fórmula magistral sigue funcionando a la perfección. Temas llenos de calidad y virtuosismo intrumental, de composiciones elaboradas y de líneas vocales inimitables que hacen que el nivelazo de cada uno de los miembros del grupo se ponga al servicio de las maravillosas canciones que finalmente son eso, canciones. No todas igual de directas y llegaderas, pero perfectamente entendibles por si mismas y en algunos casos candidatas a singles revienta emisoras, ordenadores, ipods y demás variantes tecnológicas. El sonido es tan compacto y nítido como de costumbre, marca Mr. Big 100% y además sin recordar a una época concreta de la formación y recordando a todas ellas. El incio con “Undertow” me suena a la etapa intermedia de “Bump Ahead” o “Hey Man”, con un corte potente y sólido cuyo ritmo tendido que me trae a la cabeza a la célebre “Take Cover” y que al igual que ésta acaba por convertirse en una de mis favoritas a cada escucha. La vena más rokanrolera y alegre comparece en “American Beauty”, más directa y sencilla pero con un protagonismo tremendo de los típicos fraseos de bajo de Billy Seehan que parece haber tenido mucho que ver en el sonido final de este disco por su continuas apariciones y primeros planos llenos de brillantez y agilidad. A continuación se relajan un poco y me suenan menos atractivos en la intimista y profunda “Stranger In My Life” y en la más actual y embarullada “Nobody Takes The Blame”. Vuelve el atque de bajo con la orginal y viva “Still Ain’t Enough For Me” en la que también Paul Gilbert muestra su versatilidad con sus experimentales arreglos de guitarra algo saturados pero llenos de dificultad, volviendo a dejarse notar en “Once Upon A Time” de cierto aire setentero y, que al igual que sucedía que con “Undertow”, gana con las escuchas. Menos dificultades tiene para convencer a la primera la directa de estrofas largas “As Far As The Eye Can See” en la que a ritmo de hard melódico de manual la voz de Eric Martin sobresale más personal al no está tan arropada por los coros del resto del grupo, algo que si sucede en el cáilido medio tiempo “All The Way Up”. Intensa y desafiante rompe la “I Won’t Get In My Way”, otra de mis favoritas por su compacta melodía y sus buenos detalles y matices guitarreros, intensificándose seguidamente en la alegre “Around The World” que nos lleva a la primera época del grupo en la que sus coros y brillantísimo estribillo llenan sobre la cortada y precisa percusión de Pat Torpey y las marcianadas de bajo de Seehan. Casi en el final subimos aun más la nota para encontranos con la inmensa “I Got The Feeling”, puro Mr. Big de manual en la que el hard melódico comercial alcanza altas cotas en sus melodías vocales que brillan con excelencia tanto en su tremendo estribillo como en sus estrofas perfectamente engarzadas. Temazo absoluto que no sabemos que pasará con él ahora, pero que seguramente si hubiera visto la luz en los inicios de la banda sería a estas alturas otro de sus clásicos a la altura de “Daddy, Brother, Lover, Little Boy”, “Just Take My Heart”, “Green Tintes Sixties Mind”, o “Colorado Bulldog”. Ponen el broche a este “What If...” con el bonus track "Unforgiven", una composición setentera a lo Hendrix, sobre todo por las guitarras de Gilbert, más pesadas pero igual de brillantes junto a la base más densa que proponen la dupla Seehan-Torpey, y a la voz más matizada y elevada de Martin. A mi entender la expectación creada por este disco ha sido satifecha con creces, la espera ha merecido la pena, y una de las mejores bandas de la historia del hard rock mundial han vuelto por la puerta grande. ¡Qué bien se pusieron el nombre!, muy grandes estos señores.
Mariano Palomo

ATLAS “Against All Odds”

(Avispa)

Unos meses después del lanzamiento de “Contra Viento y Marea”, segundo trabajo de los madrileños Atlas, estos días se pone en circulación la versión en inglés del mismo bajo el título de “Against All Odds”. Las diferecncias, aparte de la obvia del idioma en títulos y letras, son prácticamente inapreciables con respecto al disco original en español, pero no sé exactamente por qué pero éste me convence aun más que áquel, creo que suena más brillante y compacto resaltando en mayor grado la valía de los buenísimos temas que lo componen, ya sea en la lengua de Cervantes o en la de Shakespeare. Aparte de esta apreciación personal, como dato objetivo comentar que añaden a modo de bonus track una muy buena revisión de “Nada Que Hablar” rebautizada como “Don´t Wanna Talk”, tema de Angel Arias y Carlos De Castro que aparecía en el último disco en estudio de Barón Rojo “Ultimasmentes” y que Atlas ya venían incorporando a su repertorio de directo en castellano. En este como en todos los temas del disco poco podemos decir que no hayamos dicho ya respecto a su magnífica instrumentación con Angel Arias y con el convaleciente José Martos tan sólidos y dinámicos como de costumbre, y con Manolo Arias con su habitual brillantez y elegancia. Respecto a Ignacio Prieto no nos extraña como se maneja con sus temas en inglés después de ver la soltura y comodidad con que los defiende hace tiempo en otras formaciones, sobre todo con Eden Lost, y aquí volvemos a encontrarle pletórico, aunque a los menos familiarizados con el inglés puede que les cueste llegar al mensaje de las letras. Desde el inicio vacilón de “All That I Need” (Parte De Ti, Parte De Mi), hasta el cierre con la declaración de principios que supone “Black Sheep” (Oveja Negra) el disco se desarrolla con un orden distinto en los temas respecto al CD en nuestra lengua, algo que en mi opinión no afecta en absoluto a su pegada y capacidad de llegada. Me resulta complicado resaltar algún tema respecto del resto, pero quizá me quedo con la más agresiva y llena de rabia “In The Name Of God” (En El Nombre De Dios) dedicada a las víctimas del tristísimo 11-M y que creo que en inglés refleja perfectamente su contundente temática. Por supuesto sigo disfrutando con todos sus cortes: la poderosa y directa “Burning In Desire” (Contra Viento y Marea), la evocadora “Odyssey” (Odisea), las frescas y contagiosas “No One” (Da Igual) y “Open Your Eyes” (Abriendo Los Ojos), las intensas “Hand On Heart” (De Una Vez Por Todas), “Another Chance” (Si Me Faltas Tú) y “It’s You, Not Me” (O Tú, O Yo), la frenética y crítica “Kill Or Be Killed” (Matar O Morir), y por supuesto con la espectacular y sentida “As I Am” (Viviré). Como suele decirse siempre en estos casos esperemos que este maravilloso trabajo sea la llave que abra las puertas fuera de nuestras fronteras a la que es para mi la mejor formación de hard rock surgida en España en los últimos años, por nivel, actitud y calidad no creo que tengan absolutamente nada que envidiar prácticamente a nadie del estilo a nivel internacional.
Mariano Palomo

viernes, 10 de diciembre de 2010

BARÓN ROJO “Desde Barón a Bilbao”

(Santo Grial Records)

Menuda “Edición Especial”. Hace tres años, cuando hicimos la crítica del CD/DVD original, todo fueron elogios por nuestra parte. Fue perfecto. Un digi-book con fotos, letras, el DVD con un montón de extras, los dos CD´s con el concierto casi entero… Todo muy bien, vamos. Un error por mi parte en la reseña fue no darme cuenta de que faltaba “También por Ti”. Un fallo más incomprensible por el hecho de que en la crónica del concierto sí la mencionaba. Pues este es el único aliciente de esta “reedición”. El tema “También por Ti”. Y eso es todo. La versión de “Crossroads”, y el trozo de “Little Wing”, como dijimos en su momento, tuvieron que tocarlos mientras José Martos iba corriendo a pedir prestado a Lujuria el pedal de la batería, que se le había roto por primera vez en 30 años. Sólo un sordo puede no darse cuenta de que no suenan los tambores. Lo que sólo fue una improvisación para mantener a la gente entretenida mientras se solucionaba el problema, lo meten como si mereciera la pena conservarlo. Y aparte de “También por Ti” y “Crossorads” mutilado, en el CD (porque sólo hay uno) la compañía ha añadido las ocho canciones que le ha parecido, de todas las que había en los dos discos originales. El DVD es exactamente el mismo. Y con un papel doblado como toda carátula, en la que encima hay partes borradas en los créditos interiores. No sabemos qué dirán Carlos y Armando cuando vean el invento, porque en ningún caso Santo Grial les ha pedido su opinión. “También por Ti” nos parece una gran canción, pero comprar el disco sólo por un tema, es algo que se piensan muy bien hasta los más fanáticos de Barón Rojo. Lo que quizá se tenía que haber hecho es haberla incluido en la edición original, y si no cabía haber quitado “Armando Tiempo”, que también fue un solo de Armando fuera de guión mientras se arreglaba la batería. O haber hecho eso en la reedición, respetando el resto del concierto. Y por supuesto, “También por Ti” sigue sin aparecer en el DVD. Quizá dentro de otros tres años saquen otra versión en la que en el DVD sólo aparezca la balada de marras con ocho temas más, ya puestos…
Nacho Jordán

lunes, 6 de diciembre de 2010

THE NEW BLACK “II – Better Than Black”

(AFM / Avispa)
 
Contundente y afilada propuesta la que presenta el quinteto alemán The New Black en esta su segunda entrega. Recogiendo los sonidos actuales que arrancaron en los 90 con los riffs asesinos de Dimebag Darell y compañía hasta ahora, pero con bases y detalles clásicos, estos cinco chicos atacan con una docena de descargas llenas de potencia y arrogancia metalera, aliñados por voces y arreglos actuales, redondeado por un sonido compacto aunque algo artificial por momentos. El arranque del disco no puede ser más enérgico y directo con “Better In Black” atacando con su buena pegada y estribillo con la voz orginal de Fludid, que se calma un poco en la más lenta y contundente “The King I Was” de corte más clásico en sus guitarras a cargo de Fabian Swartz y Christof Leim. Unas guitarras que se tornan modernas y cortadas en la orginal “Batteries & Rust” que adornan de cambios y detalles lentos pellizcados, volviéndo más heavies en “Downgrade” que me recuerda a la última etapa de nuestros Easy Rider con buenos matices instrumentales y riffs profundos junto a su agresividad vocal, que se relaja en la más introvertida y sombría “Into Modesty”. Los detalles más clásicos y hard rockeros a los que aludía al comienzo se dejan notar sobre todo en “Altar Boys” con buenas incurisiones de armónica y percusión junto a sus guitarras y a sus voces dobladas, y en menor medida la más densa y rasgada “My Favourite Disease” con riffs a lo Black Label Society. Los momentos más modernos aparecen en la curiosa y extraña “Happy Zombies” con arreglos electrónicos sobre un ritmo tendido y recitante marcado por el bajo de Günt Auschrat, que vuelve a ser protagonista en la más cañera y dinámica “Fading Me Out”. Más metal actual y saturado para “When It All Ends” con algún toque acústico y atormentado, que aparece también en cierta medida en la densa y oscurilla “Sun Cries Moon” que me resulta bastante plana, mejorando en la agresiva y machacona “Last Chance To Throw Dirt” sobre todo por sus buenas melodías vocales y su solidez. Como podréis comprobar al escucharlo estamos ante un disco variado, con cierta originalidad, buen sonido y con temas claros, y dados los tiempos que corren poco más le podemos pedir a un trabajo de metal actual que, normalmente, acaban por saturarme.
Mariano Palomo

MAGIC KINGDOM “Symphony Of War”

(Limb Music)

En mi opinión hace ya bastante tiempo que el power metal en general, y el más sinfónico y pomposo en particular, no pasa por sus mejores momentos. Quizá por una saturación excesiva de la escena en su momento que se llenó de lanzamientos faltos de imaginación y originalidad, surgiendo grupos que apenas han tenido trascendencia con el paso del tiempo; o simplemente porque la gente ha crecido y se ha cansado de ellos comparándoles con los italianos Rhapsody (referentes absolutos del estilo que tampoco creo que estén en su estado más brillante, a pesar de su cambio de denominación añadiendo el “Of Fire” a su nombre hace unos años). Pero todavía quedan formaciones fieles a este sonido que tratan de aportar algo más que múscia para bandas sonoras a los fans del denominado “Hollywood Metal”. Es el caso de estos belgas llamados Magic Kingdom, a los que descubrimos en 2004 cuando sacaron su segunda entrega “Metallic Tragedy”, precedida de su debut discográfico en cinco años bajo el título de “Arrival”, y sucedida ahora por este “Symphony Of War”. Un título que refleja acertadamente el contenido de lo que encontramos en el disco, power metal lleno de arreglos y estructuras sinfíónicas, de temática épica y guerrera, salpicado por algunos momentos más crudos y directos. Dividen la estructura del disco en dos partes, la primera de ocho temas con entidad propia e independiente, y la segunda a modo de historia conceptual de cinco partes desarrollando una atormentada ficción durante casi media hora. Entre los temas de la primera mitad econtramos épica y pomposidad pura en la inicial “Symphony Of War” donde el doble bombo de Freddy Ortscheid machaca junto a unas teclas de Phil Gioradana que llenan sobre una más discreta participación del vocalista Olaf Hayer (Dyonisus, Luca Turilli) y del guitarrista y líder del grupo Dushan Petrossi (también en Iron Mask), repitiendo la fórmula Rhapsodiana en la más barroca “Evil Magician” dotada de buenos coros y mayor dinamismo, en la más sencilla e igualmente pomposa “In The Name Of Heaten Gods”, o en la más atemperada, guerrera y dramatizada “I’m A Lionheart”. Menos recargadas y más oscuras aparecen la rápida y machacona “Million Sinners World”, la cruda “We Rise” de aires tenebrosos en los que tiene que ver la participación de la voz gutural de Roma Siadletski, que vuelve aparecer en la tétrica y atropellada “Unholy Abyss” barnizada de un ligero toque operístico con unos curiosos coros en latín. Dejo para cerrar esta primera parte del disco la sólida y acelerada “Monte Cristo” que es de las que más me han llamado la atención por sus arropodas y profundas voces junto a unos buenos sonidos barrocos de guitarra y teclados. La pieza conceptual “Metallic Tragedy – Chapter 2: The Holy Pentalogy” es puro epicismo y teatralidad, desde su primera parte “Through The Sea Of Ice / Quest For The Holy Light” que se inicia con unos coros y teclas marciales seguido de una orquestación misteriosa y una grave voz en tono narrativo. La segunda parte “Before The Apocalypse / War Of The Black Angels”, más extensa, crea un ambiente plomizo y lírico con la participación de voces femeninas contrastando con la opaca de Siadletski, con monetos desgarrados y dramáticos, que se suceden en la tercera parte “At The Gates Of The Last Mystic Dragon Land” con un ritmo más rápido y descoordinado. Suavizan la atmósfera con los sonidos orquestales evocadores muy de banda sonora en el inicio de “Resurrection Of The Wizard / With The Gods Of Egypt On”, que rompe en su segunda parte con voces líricas e instrumentación inquietante a lo Kamelot. El cierre tanto a la pentalogía como al disco lo pone la pomposa y cabalgante “Tournament Of Hell” en un ejercicio de power metal épico en su máxima expresión y con todos sus elementos característicos. No se si es porque hacía tiempo que no escuchaba un trabajo de este género, o por su auténtica valía, pero el caso es que este tercer álbum de Magic Kingdom me ha parecido interesante y entretenido, y creo que puede agradar en buen grado a los seguidores de las sagas power metaleras de espadas y dragones.
Mariano Palomo

jueves, 2 de diciembre de 2010

TANKARD “Volume 14”

(AFM / Avispa)

Los veteranos thrashers germanos Tankard siguen dejándonos interesnates trabajos tras muchos años de trayectoria, mostrando una notable mejora en lo que a calidad y nivel tanto instrumental como compositiva en sus últimos lanzamientos. Incluso se muestran más serios y comprometidos en algunas de sus temáticas, pero sin olvidar por supuesto su lado más gamberro y festivo que les ha caracterizado durante toda su carrera. En este decimocuarto disco de estudio de los de Frankfurt me ha vuelto a llamar la atención como en su anterior entrega “Thirst”, el muy buen sonido de guitarras a cargo de Andi, mostrando una limpieza y versatilidad remarcables, junto a la solidez y eficacia que aportan Frank al bajo y Olaf a la batería. Por su parte Gerre sigue con su peculiar estilo vocal, pero también monstrando registros menos estridentes que antaño, bien acompañado por el resto de la banda en los coros marca de la casa que por supuesto siguen muy presentes. El disco se abre con la sombría “Time Warp”, de incio lento y marcial para romper agresiva y pesada, redondeada por un buen solo de guitarra doblado; se atemperan con la sencilla y crítica “Rules For Fools”, para acelerse y ponerse más machaones con la sarcástrica “Fat Snatchers (The Hippo Effect)” típicamente Tankard, al igual que en la crítica “Black Plague (BP)” en la que meten caña a la petrolera británica por su marea negra en la costa suroriental de Estados Unidos a base de thrash clásico con los coros resaltando sobre sus pesados riffs. La sencillez de “Somewhere In Nowhere” se abre camino con su sonido puramente thrash, al igual que “The Agency” donde las guitarras rasgadas ambientan el corte sobre su inquietante ritmo, para romper con la más delirante y humorística “Brain Piercing Öf Death” con un matiz más desgarrado. Por su parte “Becks In The City” resulta más fresca y sencilla con un buen estribillo claro, para densificarse a continuación con la más seria “Condemnation” de buenas voces y aceleradas guitarras. El cierre lo pone la más extensa “Weekend Warriors”, con aires hímnicos, riffs afilados, y logrados cambios de ritmo desde la profundidad de su solo de guitarra hasta su frenetismo final. Buen final para un buen disco, con los elementos típicos de Tankard presentes, pero más pulidos y en mi opinión ganando en calidad y limpieza lo que puedan perder en fiereza y diversión.
Mariano Palomo

VEGA “Kiss Of Life”

(Frontiers / Mastertrax)

El rock melódcio actual ve como irrumpe en escena un nuevo proyecto liderado por el vocalista británico Nick Workman, conocido por poner su voz a los hard rockeros Kick. Bajo el nombre de Vega y acompañado por el batería Dan Chantrey y por los prolíficos compositores e instrumentistas Tom (guitarra) y James Martin (teclados) responsables de poner su talento al servicio de artistas del nivel de House Of Lords, Sunstorm o Ted Poley entre otros. Entre todos han completado un trabajo en el que las melodías vocales de Nick sobresalen con fuerza y personalidad sobre unas composiciones limpias y elegantes en general, pero que me resultan algo huecas por momentos, sobre todo por la producción excesivamente sampleada, dejándose notar más los arreglos de telados que las guitarras y los coros reales. En cualquier caso el disco se deja escuchar con facilidad, con temas alegres y pegadizos como la incial “Into The Wild”, la más pomp “Staring At The Sun”, la curiosa “Another” donde resaltan sus juegos de voces, o la más alegre “S.O.S.” con su estribillo casi festivo. Más hard con ciertos aromas sinfónicos nos encontramos con “Hearts Of Glass” que ofrece mayores matices instrumentales, al igual que la más misteriosa “One Of A Kind” con un ritmo tendido que me recuerda mucho a la magnífica “Anytime Anywhere” de Gotthard, y que acaba por parecerme de las más interesantes, junto a la clara de buen ritmo “Stay With Me” en la que comparecen en mayor medida las guitarras de Tom, y a la envolvente “Wonderland” donde los teclados mandan junto a la gran voz de Nick. Más planas y huecas me han parecido los medios tiempos “What It Takes” a pesar de su intensidad, y la más monótona “Too Young For Wings”, mientras en un segundo escalón colocaría las actuales “Kiss Of Life” y “Headlights” ambas mejoradas por sus buenos estribillos sobre unos ritmos más suaves. Lo dicho, un disco asequible, con la destacada presencia de Nick Workman en unos registros menos rockeros y más melódicos de los que le habíamos escuchado hasta ahora, pero con un sonido excesivamente artificial para mi gusto.
Mariano Palomo

miércoles, 1 de diciembre de 2010

NELSON “Perfect Storm – After The Rain World Tour 1991”

(Frontiers / Mastertrax)

Casi veinte años hemos tenido que esperar para poder escuchar oficialmente como sonaban Nelson en directo durante la gira de presentación de “After The Rain”. Con este lanzamiento los norteamericanos muestran su capacidad de convocatoria, sobre todo entre el público femenino que no para de hacerse notar con sus chillidos histéricos por momentos, y lo bien que defendían sus temas en vivo con una gran labor vocal. Queda la instrumentación algo menos presente, normal si tenemos en cuenta que el sonido bootleg domina la obra, a pesar del trabajo de guitarras del que se encargan el propio Gunnar, Brett Garsed y Joey Catchcart, y de la más resaltable pagada del tremendo Bobby Rock a la batería y de Matthew Nelson al bajo. En el disco se dedican a interpretar casi en su integridad “After The Rain”, desde el incio con la instrumental tapada por los chillidos “On With The Show” que da paso a la enganchante “Fill You Up” en la que hacen participar al respetable, sucedida por una más tímida “More Than Ever”, y por una regular “Only Time Will Tell”. A continuación nos encontramos con una curiosa instrumental “Uluru” que arranca con aire oriental, mezclaada con algunas notas de “Back In Black” de AC/DC, para acabar már rockera, y dar paso a la coreada “Will You Love Me”. Momento álgido con el mega hit “Can’t Live (Without Youir Love And Affection)” algo más suave que en estudio, y con la sorpresiva “Two Heads Are Better Than One” llena de energía guitarrera con su ritmo vacilón y contagioso. Les queda más justita la electroacústica “Bits And Pieces”, mejorando con sobre todo con las voces de “After The Rain”, que rematan con posteriormente con un curioso solo de batería a cargo de Bobby Rock y por la despedida antes del interludio que da paso a los bises. Unos bises que se inician con el gran medio tiempo “Everywhere I Go” que alargan con cambios de ritmo y con un final más festivo para cerrar el directo en sí, que no el disco que completan con un tema en estudio “Keep One Heart” a modo de bonus track, que no dice gran cosa con sonidos acústicos y pulsados algo pop rockeros. Como documento no está mal, pero tampoco pasará a la historia como uno de los mejores directos de la historia.
Mariano Palomo

NELSON “Before The Rain”

(Frontiers / Mastertrax)

Aprovechando el tirón del regreso discográfico de los rubios Nelson, su compañía discográfica, Frontiers, lanza en estos días dos CD’s con material de archivo, uno en directo perteneciente a la gira de presentación de su celebérrimo “After The Rain”, y otro, que es el que nos ocupa en este caso, previo al lanzamiento del mismo y en el que se incluyen sus maquetas con las que llamaron la atención del cazatalentos de Geffen Records John Kaelonder. No sólo aparecen los temas que luego formaron parte del debut discográfico de la banda y que ya sonaban prácticamente como las pudimos disfrutar una vez producidas y mezcladas con mejor sonido, si no que también nos encontramos con “You’re All I Need Tonight” uno de los temas que incluyen en su nuevo trabajo, y sobre todo con un puñado de temas inéditos hasta ahora que no desentonan en absoluto y que resultarán lo más interesante del disco para los fans del grupo. Temas rockeros como la animada “Let’s Get This Show On The Road” con detalles sureños, la más A.O.R. pero igualmente guitarrera y agresiva “It’s Gotta Get Better” con un gran estribillo a dos voces, o la más cañera y hard rockera y llena de actiud “Runnin’ Otta Time (The Silence Is Broken)” que me recuerda un poco a los escoceses Gun. El típico sonido Nelson mezclando guitarras eléctricas y acústicas aparece en la alegre y melódica “Far Away From Home”, en el medio tiempo “Love Is All We Got”, o en la más puramente acústica con un ligero apunte slide guitar “Avalon” que les queda resultona pero algo hueca. Las que menos me han llamado la atención han sido los temas más lentos, una curiosa “Senorita” con un cierto toque latino, la cálida balada “I Wish” en la que dejan buemos apuntes de guitarra y voces, y la excesivamene wimp casi pop “That’s Love” que me suena algo pachanguera. En definitiva un buen documento que sirve para recordar la primera etapa del grupo y que nos descubre unos cuantos buenos temas que se quedaron en el camino.
Mariano Palomo

PRIME SUSPECT “Prime Suspect”

(Frontiers / Mastertrax)

Llevábamos un tiempo sin tener noticias de uno de los artistas más activos y talentosos de la escena italiana, el versátil teclista Daniele Liverani. Lo último que nos ofreció a nivel discográfico fue la última entrega del brillante proyecyo Khymera compartiendo protagonismo instrumental con el guitarrista Tommy Ermolli y el batería Dario Cicciloni. Ahora vuelve el trío transalpino con lo que debería ser su continuación pero bajo la denominación de Prime Suspect, completándose la formación con el bajista Mauro Catellani y con el vocalista Olaf Senkbeil que se dio a conocer con la banda alemana Dreamtide. En este nuevo disco encontramos similitudes con el sonido de Khymera, muchas y cuidadas melodías, buena presencia de coros, temas enganchantes, y algo más de variedad estilística pero siempre sobre la base del rock melódico elegante. Desde el puro y claro A.O.R. de “What Do You Want?” que engancha con su estribillo y con la envolvente voz de Olaf, tornandose en una onda más scandi en la ultra comercial “I’ll Be Fine” que atrapa a la primera con su estribillo ganador y su arie optimista. Continua el ritmo alegre y desenfadado con “I Would Like To Reach The Sun” más pomposa y sencilla, o en la dinámica y más técnica “Watch Me” con unos curiosos arreglos de teclas de Liverani y unas buenas voces de lo Canatta. En esa misma onda técnica se mueve “Deep In My Heart”, con unas voces muy curradas junto a unas suaves guitarras, que tambien comparecen en el tranquilo medio tiempo “Hear Me Calling” de aires evocadores y bucólicos, o en las más épico-sinfónicas a lo Magnum / Royal Hunt “Change The World” a medio tiempo con guitarras rasgadas y “It Could’ve Been You” con las teclas más presentes. Se completa el CD con la suave balada “I Never Knew” que se endurece por su distorsionado y afilado solo de guitarra a cargo de Ermolli, que recuerda al mismísimo Steve Lukather con el solo más técnico y jazzie a lo Toto de “So Strange”. Buen disco que va ganando con las escuchas y en el que se van descubriendo matices y detalles dentro de una estructura más elaborada de lo que pudiera parecer por su fácil llegada al oyente.
Mariano Palomo

lunes, 29 de noviembre de 2010

JEFF SCOTT SOTO “Live At Firefest 2008”

(Frontiers / Mastertrax)

Con algo de retraso ve la luz este directo registrado hace un par de años a cargo de la banda de Jeff Scott Soto. La verdad es que siempre está bien escuchar a una de las mejores voces del hard rock mundial, pero por otra parte no aporta absolutamente nada en lo que a originalidad y novedad se refiere en la carrera del cantante de Brooklyn. Más aun si tenemos en cuenta que apenas hace un año sacó el directo en Madrid de la sala Heineken prácticamente con el mismo repertorio dentro de la gira de su álbum “Beautiful Mess”, aunque eso sí con distinta formación. En este último disco registrado en el Rock City de Nottingham dentro de la quinta edición del Firefest, Jeff está acompañado por Howie Simon a la guitarra, Gray Schutt al bajo y David Dzialak a la batería, haciendo todos ellos un muy buen trabajo, aunque me quedo con la aportación a los coros de Schutt, además de su buena ejecutoria al bajo. Y en cuanto a los temas, lo dicho, cortes de “Beautiful Mess” como la intensa y guitarrera inicial “21st Century”, la enérgica y dinámica “Drowning”, o la rascada medio funky “Hey”. Aunque para funky el medley lleno de diversión con el que viene cerrando sus conciertos Jeff últimamente a base de dar su toque festivo y bailongo mezclando fragmentos de clásicos de la música disco como “Macho Man”, “Play That Funky Music”, “Staying Alive” o “Shake Your Bootty” con otros más rockeros de “We Will Rock You” o “I Love Rock & Roll”. Por lo demás, bastante previsible, aunque menos extenso que en otras ocasiones, con los inevitables recuerdos a Talisman con un breve retazo de “Colour My XTC” y con una versión más corta de lo habitual del clásico “I’ll Be Waiting”, además de los buenos temas de Jeff en solitario como las más A.O.R. “Soul Divine” y “Our Song”, o esa joya del hard melódico que es “Eyes Of Love”, sin olvidar esa versión que ya se ha agenciado del “Crazy” de Seal, que da paso al habitual medley de piano en el que luce la voz recordando los temas lentos de su carrera. Lo dicho, siempre brillante, siempre efectivo, divertido, versátil, pero repetitivo en lo que a sus lanzamientos se refeire. Para apreciar este trabajo no deberíamos haber disfrutado de su “Live In Madrid”, más completo y además con el añadido del DVD que en esta ocasión parece que no se publicará.
Mariano Palomo

SENES “De-evolution Of Theory”

(Global Music Ltd.)

Después de mucho tiempo volvemos a traer a Alianza un disco instrumental de un guitar hero. En este caso descubrimos al versátil hacha norteamericano Steve Senes, que se estrena en solitario con este trabajo, bien ejecutado, variado y lleno de momentos que inevitablemente nos recuerdan a los grandes de la guitarra, aunque sobre todo me trae a la mente al ex Danger Danger Andy Timmons, tanto por su técnica como por su sonido. Un sonido actual y duro en temas como “The Swami” de ritmo cortado y acordes virgueros, o en la aguda y rápida de base más heavy “Colossus” con algun detalle suave de samples electrónicos, que reaparecen en la más moderna y experimental “Jam Bomb” con riffs potentes y saturados. Más ritmo hard rockero encontramos en la ochentera “Greaseball” que bien pudiera haber llamado la atención del cazatalentos Mike Varney por su dinamismo y melodía, al igual que la vacilona “Highball” de ritmo alegre mezclando técnica y asequibilidad con aires de road movie. Igualmente asequible y original encontramos “Facecheck” con buenos y virtuosos efectos, para ponerse más rockanrolero pero igualmente tocón en “High & Mighty” sonándome un poco al Vai más divertido, para sorprendernos a base de ritrmo funky con “Cop Show” bailable y salpicada por buenos arreglos de teclas y bajo. Los temas más tranquilos también tienen cabida, caso de la suave acústica “Ruth” que va tomando cuerpo en su parte central con una profunda y melódica presencia eléctrica, de la más pausada y barroca “Angel” con sonidos de cuerda y guitarra española, con ligeros matices eléctricos que dab brillo a la pieza, o de la más suave y envolvente “Mare Tranquillitatis” en la que vuelve a sorprender con discretos toques reggae y latinos a lo Santana. El cierre lo pone una sosa y pellizcada “The Afterglow” que pasa prácticamente inadvertida para poner completar este correcto disco que no descubre gran cosa, pero que gana puntos por su pulcritud y variedad.
Mariano Palomo

QUIREBOYS “Live In London”

(DVE / Global Music Ltd.)


Uno de los máximos exponentes del hard rock & roll británico nos dejan un nuevo lanzamiento en directo para que no nos olvidemos de ellos hasta que vuelvan a ofrecernos nuevo material en estudio, algo que no hacen desde 2008 con el correcto “Homewreckers & Heartbreakers”. Rescatan una entrañable actuación de 2004 en el mítico Marquee londinense en el que compartían cartel con sus paisanos Thunder (x en la quiniela del top inglés hard rockero), y donde recuperaban su esencia primigenía en mitad de la gira Monsters Of Rock dejando los pabellones para volver a donde empezaron a forjar su leyenda. La calidad de sonido es bastante buena, y el repertorio plagado de clásicos de su maravilloso debut discográfico “A Bit Of What You Fancy”, con un mínimo guiño a “Bitter Sweet And Twisted”, y cuatro temas de “This Is Rock & Roll” que en cierto modo presentaban. Es precisamente de este trabajo de donde rescatan “C’mon” para abrir con su ritmo arrastrado y cazallero en la voz de Spike, bien secundado por las brillantes guitarras de Guy Griffin y Luke Bossendorger. Una pareja que sigue tomando protagonismo junto a la pianola de Keith Weir en la caraismática “Mislead” llena de rollo y vacile, seguida por la fiestera garantía de éxito que supone “Hey You” llena de buenos coros y sonidos slide a cargo de Guy, continuando en la misma línea con un ligero toque sureño para “This Is Rock & Roll” que destaca por la pegada del batería Jason Bonham que acaba en plan vacilón con el incio del “Rock & Roll” de los Zeppelin, de casta le viene al galgo. Más sensualidad y melodía para la más contagiosa a lo Faces “There She Goes Again”, bien secundada por la setentera de deje arrastrado y aire canalla “Show Me What You Got”, volviendo a acelerar con la más descarada y festiva de aires western “Tramps & Thieves”. Momento para la relajación con la siempre intensa y emotiva “I Don’t Love You Anymore” que no para de crecer con sus tremendas guitarras sobre la base de piano de Keith y de la apasionada voz de Spike, bajando un poco de nivel con la menos habitual “Turn Away” que aun así cumple, para volver a subir la adrenalina con la puramente rockanrolera e inevitable “7 O’Clock” que siempre triunfa para cerrar antes de los bises con un Spike pletórico. Vuelta a escena con la western de ritmo tendido y polvoriento “Whippin Boy”, llena de desgarro vocal y curradas guitarras, con el público coreando para acabar de cerrar la fiesta totalmente involucrado con “Sex Party” de forma desmadrada haciendo que uno se mueva sin remisión con la interacción creada entre banda y audienca. Buen directo, como siempre de los londinenses, que sirve como entremés hasta que vuelvan a sorprendernos con un nuevo trabajo en estudio. También lo sacan en DVD junto al CD, con una calidad de imagen y producción tan sencillas como efectivas, y sin más contenidos que el concierto puro y duro, sin extras ni contenidos superfluos.
Mariano Palomo

viernes, 12 de noviembre de 2010

MAMA LADILLA “Jamón Beibe”

(BOA)

Llevábamos cinco añitos sin entrega discográfica por parte de Abarca y compañía. Los que conocemos a esta veterana banda del barrio madrileño de Moratalaz ya sabemos lo que hay. Unas limitadas cualidades musicales compensadas por unas letras tremendamente curradas, en las que se combina la crítica social más incendiaria con el humor más bestia e irreverente. Para bien o para mal, el resultado suele ser el mismo. Álbumes en los que la mitad de los cortes son aburridos o ininteligibles mientras la otra mitad, que son los que salvan el conjunto, son simplemente geniales. Este “Jamón Beibe” no es una excepción, y encima esta sensación de dualidad se ve acentuada por la gran cantidad de temas, nada menos que 17, entre los cuales no falta relleno precisamente. Como hay que ser positivos, pasamos olímpicamente de la morralla y vamos a centrarnos sólo en las canciones que en nuestra opinión más merecen ser mencionadas. Por supuesto que contamos con que muchos no estarán de acuerdo y según su propio criterio serán otras las mejores composiciones. Una temática muy recurrida siempre por los Ladilla es el insulto a quienes se dejan alienar teniendo la posibilidad de evitarlo. Y aunque en el fondo la idea se repita una y otra vez, las letras suelen ser tan descojonantes que nunca nos cansamos de ellas. “Majaderos”, con tan explícito título es un gran ejemplo, y lo mismo podemos decir de “Fuenteborreguna”, mejor todavía si cabe, o de “Himno”, que quizá peca de un tanto esquemática. Algo más original es “El Clip”, que trata de un idiota que piensa que el asistente de Word es un ser inteligente real. Un asesino caníbal es el protagonista de “Comportamientos atípicos”. “Nestor Patou” resultará incomprensible para los que no hayan visto la película “Irma la Dulce”. “Merilin Feifa” es la versión femenina de “Janfri Güein”. Curiosamente es en la recta final del disco cuando aparecen la que quizá sean los mejores temas, “Truños catódicos”, que obviamente pone a parir la televisión, y “Absolutamente nada” una festiva invitación a vivir la vida y disfrutar el momento. Aunque como ya hemos dicho el CD está lleno de altibajos y es demasiado largo, cumple su función de hacer reír y divertir, que en el fondo son sus únicas pretensiones.
Nacho Jordán

THE CASTRO ZOMBIES & THE MUTANT PHELGM/EL BUENO, EL FEO Y EL MALO/DIRTY SÁNCHES “2x1=3”

(Fragment Music/Collector´s Series)




Esto de que varios grupos compartan un mismo disco es algo que creo que no veíamos desde la época del vinilo. Cuando enumeremos los músicos de las tres bandas que integran este trabajo, los lectores comprenderán el extraño título del CD. Los integrantes de The Castro Zombies & The Mutant Phelgm (joder con el nombrecito) son Nicolas Hock en la guitarra, Ferri en el bajo (ambos comparten tareas vocales) y Marisun a la batería. En cuanto a El Bueno, El Feo y El Malo, está formado por unos tales Joaqui Giuffre a la batería, Wen Eastwood en el bajo y Manuelo Van Cleef a la guitarra, estos dos últimos también se encargan de las voces. ¿Y Dirty Sanches? Pues es un batiburrillo compuesto por músicos de ambas bandas, en el que participan Ferri, Nicolas, Wen y Manuelo. Ahora es cuando entendemos lo de 2x1=3. Todos ellos son músicos cuya trayectoria previa desconocemos, más aún obviamente en el caso de los que utilizan pseudónimos. El único al que conocemos es a Ferri, pero no por su actividad musical, sino por su dilatada trayectoria periodística. Por dar un par de ejemplos, escribe en la veterana web La Factoría del Ritmo, y es el artífice de la página Red Baron Fan Club.
Pero centrémonos en la música. Con tan pocos cortes por banda, es difícil hacerse una idea completa y objetiva de lo que es cada grupo, pero lo intentaremos. Empezando por el principio, con Castro Zombies (perdonad que abrevie un poco) esperas que con ese nombre tengan alguna semejanza con Barón Rojo, pero la realidad es otra, porque son un grupo absolutamente “ramoniano”. Los dos primeros temas, “Bathroom Girl” y “Butthead” vienen en inglés. Mientras que el tercero y último “Destrozando El Olvido”, que evidentemente es en castellano, trata del candente asunto de la memoria histórica.
De El Bueno El Feo y El Malo, vienen cuatro canciones. También llevan un rollo bastante punkarra, aunque no en la onda “ramoniana”, carecen de la desbordada velocidad de sus compañeros de CD. En cierto modo son más variados. Quizá las más destacables son “No Queda Rock´N´Roll”, marchosa y fiestera, y “Zeltgeist” enervante pero con una letra acertada describiendo lo negativo de todas las religiones. “Demasiado Tarde” la encuentro lentorra e insulsa, y tampoco me ha llenado “El Duelo”, que mete elementos de la música del oeste.
Ya sólo queda Dirty Sánches, de los que sólo tenemos dos temas, diametralmente opuestos. “Perro De Paja” me ha traído a la memoria las composiciones mas festivas del rock radikal vasco, mientras “Málaga Blues” es eso, un blues, pero totalmente de coña.
En fin, voluntad no les falta a ninguno de los tres grupos, pero hay que mejorar muchos aspectos. Lo que echa a perder el disco entero es su nefasta producción, y es una verdadera pena, porque seguro que con los medios adecuados el resultado habría sido mucho mejor. Particularmente las voces son casi inaudibles, esperemos que estas deficiencias se subsanen en las próximas entregas.
Nacho Jordán

viernes, 8 de octubre de 2010

ALLEN – LANDE “The Showdown”

(Frontiers / Mastertrax)

La unión de dos de los mayores exponentes vocales del hard rock y heavy metal mundial en la actualidad sigue dándonos alegrías en forma de documento sonoro, con este ya su tercer trabajo en común. Un disco que sigue los parámetros que marcaban las dos anteriores obras de Allen – Lande, siempre con la figura del guitarrista sueco Magnus Karksson de nuevo a la composición e instrumentación marcándose unos trabajados y brillantes temas, redondeados por la técnica y poderosa pegada del batería Jaime Salazar. La potencia y la melodía vuelven a combinarse con acierto, con un Russell Allen pletórico tomando mayor protagonismo que un Jorn Lande con menor participación pero dejando su indeleble sello a lo largo del disco. Un disco que se inicia con la intensa teatralidad del tema que le da título “The Showdown” pleno de virtuosismo vocal directo y convincente, al igual que en la más épica “Judgement Day” que adorna Karlsson con un gran solo algo barroco. Se suaviza el sonido con el principio de “Never Again” con una cadencia más lenta que va creciendo espectacular en intensidad y melodía, para seguir en la línea con el ritmo alegre de la sólida y melódica “Turn Into Gold” en la que destaca su estribillo a dos voces. Nuevo respiro con el piano y las voces que abren “Bloodlines” que va variando en ritmo y velocidad en su desarrollo, para relajarse más aun en la cálida y llena de clase “Copernicus” a la que un afilado solo de guitarra da un toque más heavy. A continuación nos encontramos con uno de los temas destacados del trabajo, “We Will Rise Again”, con un sonido heavy–hard potente y melódico con Allen llevando el peso complementada por los tonos más desgarrados de Lande, rompiendo con su enorme estrofa que roza el A.O.R. Continúan los ritmos hard melódicos en la más tendida y rasgada “The Guardian”, para bajar la intensidad con el medio tiempo “Maya”. Los aires teatrales y épicos regresan con los arreglos orquestales de “The Artist” donde las voces se tornan profundas sobre la rotunda base de Salazar, que es capaz de endulzarla en la lenta con toques de piano “Eternity”. Se cierra el CD a modo de bonus track con “Alias” que es otra de las que más me convence por su agilidad y dinamismo que engancha, además de por sus, una vez más, curradas guitarras. Una vez más la ecuación se ha cumplido y la suma de talentos ha dado como resultado otro muy trabajo que, aunque sorprendiendo menos. sigue convenciendo.
Mariano Palomo

NELSON “Lightning Strikes Twice”

(Frontiers / Mastertrax)

Hacía muchísimo que no escuchaba nada de la banda de los gemelos Nelson desde que hace un montón de años dejaron de llamarme su atención lanzando discos de poco fuste tras su magnífico “After The Rain” con el que irrumpieron con fuerza dentro del hard melódico y de probar más recientemente con sonidos country (herencia familiar). Y hete aquí, que con todas las dudas del mundo empiezo a escuchar este “Lightning Strikes Twice” y me encuentro con un buenísimo disco en el recuperan en buena medida el sonido de sus inicios y que está prácticamente a la altura de antaño. Melodías vocales trabajadas y directas, composiciones enganchantes y variadas, buena instrumentación, y la comercialidad justa que les hizo grandes, son los rasgos principales que dan forma a la docena de temas de este trabajo. Sobre todo la primera mitad del disco es espectacular, con esa combinación de guitarras eléctricas y acústicas marca de la casa, con Matthew y Gunnar espléndidos a las voces en cortes como la alegre y eficaz “Call Me”, sucedida por la magnífica “Day By Day” con un ligero matiz gospel de unas voces femeninas que recuerda un poco al “Stand” de Poison. Pura base A.O.R. en ambas, para tomar tintes más hard y hasta sureños en la extremadamente directa y pegadiza “Ready, Willing And Able” con un ritmo vacilón que hace moverse sin remisión, levantando el pie del acelerador en el intenso medio tiempo “How Can I Miss You?” que va cogiendo cuerpo y compacidad dentro de una onda más comercial, al igual que en la edulcorada “You’re All I Need Tonight”. Llegamos al ecuador del disco con la trabajada balada “To Get Back To You” que tras un inicio lento y casi bucólico rompe más sólida en su estribillo e instrumentación con la participación a la guitarra como invitado de lujo de Steve Lukather. A partir de aquí baja un poco el nivel, aunque temas como la hard A.O.R. “When You’re Gone” de ritmo alegre marcado por las guitarras a lo Boston que mete Gunnar y por sus buenos coros, o la party “In It For The Money” de buen estribillo doblado y arrastrado solo casi slide guitar, están a la altura. Mientras que “Come” aunque sigue la misma línea que las dos anteriores es algo inferior, al igual que la suave y envolvente “Take Me There”, o la más moderna y oscurilla “Kickin My Heart Around” que desentona un poco con el resto de los cortes. Quizá esto último sería lo que podría haberse esperado del sonido de Nelson en 2010 como han hecho otros grupos coetáneos suyos, pero afortunadamente los rubios gemelos norteamericanos nos ofrecen un fantástico sucesor de “After The Rain” retomando el camino donde lo dejaron entonces.
Mariano Palomo



THE POODLES “No Quarter”

(Frontiers / Mastertrax)

Con tres discos de estudio ya a sus espaldas los hard rockeros suecos The Poodles parecen creer que es el momento de publicar material oficial en directo recogiendo su ejecutoria sobre las tablas. Este “No Quarter” recoge una muestra de lo que el cuarteto escandinavo es capaz de ofrecer en sus shows, en este caso ciñéndonos únicamente al audio ya que no hemos podido ver el DVD que aparecerá acompañando al CD en su edición especial. Y no es otra cosa que un directo más, sin sorpresas reseñables, salvo la inclusión de la inédita instrumental “Lullaby For Jimmy”, con un sonido correcto, y en el que descargan algunos de los cortes más representativos de su carrera centrándose en mayor medida en los de su último disco en estudio “Clash Of The Elements”. De este comienzan ejecutando la dramática y pesada “Too Much Of Everything”, en mi opinión no demasiado acertada para abrir un directo ya que no acaba de enganchar y romper, aunque lo arreglan con la enérgica “Caroline” donde destaca la voz de Jakob Samuel que aguanta bien el tirón en todo el disco. Mejora aun más en los siguientes cortes rescatados de las obras precedentes de la banda, la clara y rotunda “Seven Seas” con la presencia marcada del bajo de Pontus Egberg y que es coreada por la audiencia, al igual que la clarísima y destacada siempre “Metal Will Stand Tall” en la que juegan con las voces de grupo y público. Sigue el ritmo directo y potente con la más reciente “Like No Tomorrow” con su machacón estribillo, dejando sitio a la voz apasionada de Jacob en el medio tiempo “One Of Of Ten” acompañado de unas teclas sampleadas que no aparecen en los créditos. En este punto llega el momento para el cambio de vestuario del frontman de la banda durante el cual interpretan la mencionada instrumental “Lullaby For Jimmy” en la que luce algo más que en el resto del trabajo el guitarrista Henrik Bergqvist que aun tiene mucho camino por recorrer para llegar a la altura de su predecesor Pontus Norgen, y donde el batería Christian Lundqvist se marca un solo en el que intenta interactuar con el público sin demasiado acierto. Salen en cierto modo del letargo con la creciente “Echoes From The Past”, secundada por la cañera y afilada “Thunderball”, y por la rompedora y poderosa “I Rule The Night” con muy buenas voces siendo una de las que más me han convencido. Recta final para la indispensable y súper melódica “Night Of Passion”, tras la que dan paso a los bises con la sosilla y pesada “Flesh & Blood”, para cerrar definitivamente con la más animada y rascona “Line Of Fire”. Un cierre correcto, sin excesivo brillo, para un directo más que no creo que pase a la historia, y que sirve como puente hasta la salida de un nuevo trabajo en estudio del grupo.
Mariano Palomo

miércoles, 6 de octubre de 2010

FÜEL “Una Noche Más”

(Autoeditado)

Trabajo de debut para una banda cuyos músicos no son precisamente unos principiantes. El más conocido es el ex-Panzer Paco Ramos en la guitarra, pero el resto de componentes también atesoran una amplia experiencia en grupos no tan famosos. En la otra guitarra se encuentra Dani González, en el bajo Juli Martín, Paco Gómez se encarga de las voces y Cristian Molina de la batería. Arrancan su carrera discográfica con un CD grabado en directo. Aunque atípico, no es el primer caso. Lo suyo es heavy metal de toda la vida, sin complicaciones y olvidándose de nuevas tendencias. Tienen cierto regusto a Iron Maiden, muy evidente en, por ejemplo, “Atrapado Vivo” o en la propia “Füel”, una de las mejores. Las letras oscilan entre las vivencias personales (“No Mires Nunca Atrás”, “El Funeral de las Flores”o “Ahogándome”, por decir algunas) y la protesta social. La antibelicista “Los Ví Morir”, o “Siervos del Plástico”, que pone a parir a las multinacionales, son buenos ejemplos. En total once canciones más la intro y el cierre. Aunque, como decimos, está grabado en vivo, en la práctica es un trabajo de presentación de novedades, quizá por ese motivo se han esforzado en conseguir un sonido completamente nítido y limpio. En algunos momentos parece más un disco de estudio. Además, al público apenas se le oye. Han sacrificado el ambiente del directo para que la gente conozca sus canciones de la forma más perfecta posible. Es curiosa esta reciente aparición de nuevas bandas que, conscientemente o no, están recuperando el sabor de los 80. No seré yo quien se queje, desde luego. En el caso de Füel, podemos decir que su primera obra es por lo menos prometedora. Aunque no falta algún tema un poco flojucho, también hay canciones que merecen bastante la pena, como “El Cazador” y sobre todo “Una Noche Más”, que cierra el disco dejando un agradable sabor de boca.
Nacho Jordán

miércoles, 29 de septiembre de 2010

IRON MASK “Shadow Of The Red Baron”

(Lion Music)

Viendo la portada, alguno puede creer que se trata de un grupo de versiones de Barón Rojo, y nada más lejos de la realidad. De entrada, Iron Mask es una banda de nacionalidad belga, así que difícilmente van a dedicarse a homenajear a un conjunto español. El personaje que aparece pilotando el conocido triplano del aristócrata es el mismo que da nombre al grupo, la Máscara de Hierro, el misterioso protagonista de uno de los más siniestros e injustos episodios de la historia del absolutismo francés. Gracias a que su existencia no pudo ser ocultada por completo, y a que Voltaire difundió su historia mezclando realidad y fantasía, desempeñó un involuntario papel como símbolo revolucionario contribuyendo a la caída de la caduca monarquía gala. Por todos es conocida la fama que alcanzó gracias a Dumas, popularidad que ha impulsado durante dos siglos y hasta hoy en día las investigaciones para descubrir la auténtica identidad del legendario preso. La banda que utiliza su nombre, de la cual creo que es la primera vez que hablamos en Alianza, comenzó su andadura en 2002, este “Shadow Of The Red Baron” es ya su tercer trabajo. Como tantos otros, han elegido la senda del power metal. Cuando escuché su primer disco, “Revenge Is My Name” me pareció tan del montón, que no lo encontré digno de la atención de los lectores. Felizmente, con el paso de los años han ido mejorando, aunque por supuesto no aportan nada nuevo. Lo cual no quita que nos encontremos con canciones bastante buenas, majestuosas y de tintes épicos, en la onda de Hammerfall, como “Dreams”, “Only The Good Die Young” o “We Will Meet Again”, que es de las mejores. Hay algunos cortes que dan más variedad, como la pesada “Resurrection” o las melódicas “Sahara” y “Forever In The Dark”. Para no dejar de cumplir con todos los clichés del género, no falta la balada (“My Angel Is Gone”) ni el instrumental (“Ghost Of The Tzar”). La más atractiva para mi gusto es “Black Devil Ship”, con un más que evidente sabor a Running Wild. A estas alturas ya nuestros lectores pueden suponer que no se trata ni mucho menos de un disco conceptual dedicado al Barón Rojo, sólo hay una canción dedicada al gran aviador, la misma que da nombre al CD y que, siendo buena, no es la mejor si la comparamos con algunas de las mencionadas. Como ya hemos dicho, los Iron Mask no inventan nada, pero no deja de ser alentador que un grupo que empezó su carrera discográfica al borde de la mediocridad hayan sabido brindarnos un disco de calidad, ameno y entretenido.
Nacho Jordán

viernes, 24 de septiembre de 2010

UNRULY CHILD “Worlds Collide”

(Frontiers / Mastertrax)

Después de todas los rumores, informaciones y comentarios varios aparecidos en los medios, tanto serios y profesionales como en los foros menos rigurosos de alcance global, por fin podemos ver materializada la vuelta discográfica de una de las mejores voces que ha dado el rock melódico mundial. Mucho se ha hablado a cerca de Mark – Marcie Free, desde su cambio de sexo hasta hoy no han cesado los rumores a cerca de su posible regreso artístico, ya fuera en solitario o con cualquiera de las formaciones con las que dejó registrados algunas de las obras clave del A.O.R. y el hard melódico (King Kobra, Signal, Unruly Child). Definitivamente ha sido con estos últimos con los que durante este 2010 ha grabado este gran “Worlds Collide”, retomando el sonido con el que nos sedujeron a principios de los noventa en su fantástico debut discográfico, manteniendo la fuerza y melodía de entonces con muy buenos y convincentes temas. Para la empresa además de Marcie, que mantiene su clase y poderío vocal prácticamente intacto sin diferencias de tonalidad respecto a cuando era Mark, están en la banda los mismos que en sus principios, Bruce Gowdy a la guitarra, Guy Allison a los teclados, Larry Antonio al bajo y Jay Schellen a la batería. Y todos ellos parece como si hubieran seguido trabajando juntos todos estos años porque, salvo algún ligerísimo matiz algo más actual, el sonido es el mismo que en sus inicios manteniendo sus mismos elementos, grandes líneas vocales, guitarras presentes y elegantes, acertados arreglos de teclados y una base sólida y compacta. Estos elementos dan como resultado canciones intensas y directas como la inicial “Show Me The Money” con un clarísimo estribillo que atrapa junto a la voz más rasgada de Marcie, que toma un tono más A.O.R. en la dinámica y alegre “Insane” con su arrastrado y original estribillo. Aunque para A.O.R. de altura la clarísima “When We Were Young”, más cercana a “Long Way For Love” de Mark Free que al primer disco de Unruly Child, absolutamente melódica, con un estribillo matador y unos coros marca de la casa que hacen que me recuerde a la enorme “Who Cries Now”. Llega uno de los momentos lentos con “Tell Another Lie” una buena balada típica con coros protagonistas y voz sentida, para endurecerse el sonido a continuación con la más hard rockera “Love Is Blind”, una de mis favoritas del disco por las prestaciones vocales más poderosas y apasionadas de Marcie que se sale dentro de un tema más cañero de guitarras trabajadas y lleno de intensidad. Tras la tempestad algo de calma con el medio tiempo “When Worlds Collide” salpicado de toques acústicos y bonitos juegos vocales, y con la más profunda e igualmente acústica “Talk To Me” que va creciendo en su instrumentación quedándose también en un suave medio tiempo con la guitarra de Gowdy destacando. Vuelta a las andadas más crudas con “Life Death” con un rotundo estribillo directísimo y duro dentro de su ritmo irregular al que añaden unos curiosos arreglos de aires árabes, que dejan sitio a continuación a unos grandes coros y líneas vocales que llenan de elegancia y feelin’ la electroacústica “Read My Mind” que rematan con un punzante solo de guitarra. Más curiosa y con cierto tinte Giant nos presentan “Neverland” en la que mezclan la acústica marcando el ritmo con sus grandes coros y estribillo, para volver al A.O.R. más claro y clásico con la buenísima “Very First Time” que aúna todos los elementos expuestos al principio completando un sonido puramente Mark Free, cerrando definitivamente con la lenta y acústica “You Don’t Understand” bastante original pero algo lineal con la slide guitar de Gowdy haciéndose notar en su parte final. Muchos dudábamos de cómo sería esta reentré de Unruly Child con Marcie al frente, algunos pueden dudar si estos temas han sido realmente grabados y escritos actualmente o si han sido rescatado de la primera etapa del grupo, dudas razonables dada la negativa rotunda del quinteto a actuar en directo, pero en cualquier caso se han marcado un buenísimo disco que debería satisfacer a sus más exigentes fans y que esperemos tenga continuidad en el futuro. Seguramente así se despejarían muchas dudas, de momento disfrutar de este gran “Wordls Collide”.
Mariano Palomo