miércoles, 12 de noviembre de 2008

VOODOO CIRCLE “Alex Beyrodt’s Voodoo Circle”

(AFM / Avispa)

Bebiendo directamente de las fuentes de los registros más cañeros de Blackmore y de la etapa más melódica de Malmsteen (Odyssey, Eclipse), nos presenta su primera entrega el nuevo proyecto del experimentado guitarrista germano Alex Beyrodt (Silent Force, Sinner). Un instrumentista y compositor que a pesar de haber pasado por buenos grupos de cierta repercusión, parece que aun no ha cubierto su ego en la medida que a él le gustaría y ahora forma esta muy interesante aventura. Para ello ha contado con músicos de un gran nivel que dan la talla en este redondo, caso de su ex compañero Matt Sinner al bajo, del batería Mel Gaynor (Bryan May, Gary Moore), del teclista Jimmy Kresic y del cada vez más protagonista en la escena hard rockera David Readman (Pink Cream 69) a la voz. Todos ellos consiguen un muy buen sonido de esencia clásica pero de calidad actual, conseguido de la mano de la producción del propio Alex y bajo la supervisión y mezcla del genio Dennis Ward que vuelve a conseguirlo una vez más. El disco se abre con la potente “Spewing Lies”, de poderosa base y virtuosas guitarras con la colaboración del hacha nipón Norifumi Shima (Concerto Moon), continuando con las más melódica y hard rockera “Desperate Heart” con un tufillo claro en su sonido y estructura compositiva al “Making Love” de Malmsteen, por supuesto con un gran solo adornado de curiosos efectos y con la voz de Readman a un tremendo nivel como en todo el trabajo. Suben un escalón en lo que a dinamismo y caña se refiere con “Kingdom Of The Blind”, con aires más próximos a Pink Cream 69, pero con algún sonido más experimental, convirtiéndola en una de las destacadas, al igual que la rockanrolera “Man And Machine” donde los coros sobresalen junto a un solo típicamente blackmoriano descansando sobre un buen colchón de teclas. Entramos en una fase más relajada con el medio tiempo “Master Of Illusion” con un ritmo más tendido y ascendente que dota de intensidad y calidez a las profundas guitarras de Alex y a la voz de David, continuando la misma línea en el inicio de “We’ll Never Learn” que gana en feelin’ con su afilada guitarra y profundos coros. Llegamos a otro de los puntos álgidos del CD con “Dream Of Eden”, plagada de buenas colaboraciones para dar forma a un gran tema en el que se mezclan potencia e intensidad con aires relajados y épicos de la mano de las teclas del sueco Richard Andersson (Majestic, Space Odyssey) sirviendo de telón para un espectacular dueto a cargo de Readman y de Doogie White (Rainbow, Malmsteen, Cornerstone) y para la marcada base en la que participa el gran Rudy Sarzo al bajo. Se mantiene el nivel con “Heaven Can Wait” cercano al medio tiempo de cadencia blues, de rotundas guitarras y batería, sinfónicas teclas, y en la que la voz aparece algo ronca y se espesa un poco, para volver a animarse en “Angels Will Cry” donde vuelven los agudos y los toques barrocos con algunos cambios de ritmo. La originalidad de los evocadores sonidos orientales nos lleva hasta “Enter My World Of Darkness”, de atmósferas más densas y oscuras, para poner el punto final con la inevitable instrumental “White Lady Requiem” en la que el protagonista de la obra da rienda suelta a sus desarrollos en sus más de seis minutos desde un inicio relajado puramente Rainbow, acelerando hacia sonidos neoclásicos, con un pequeño guiño al himno alemán, e incluyendo algún guiño psicodélico. Un buen tema, para cerrar un disco realmente interesante que todo lo que le falta de originalidad le sobra de calidad. El inflijo Rainbow sigue presente.
Mariano Palomo

1 comentario:

Grupo Accion Social dijo...

BAJANDO PARA OPINAR ME TINCA EL DISCO