viernes, 15 de enero de 2010

KAIN TUBAL “Un Grito Al Silencio”

(DFX Records / Sony Music)

En estos tiempos de permanente evolución y mestizaje musical, es difícil encontrar grupos cuyo sonido sea deudor de la tradición más clásica del heavy rock nacional que tantas satisfacciones nos dio en los 80’s, mezclando la dureza y solidez instrumental del primero con la frescura y actitud del segundo. Esto es lo que encontramos en el debut discográfico de estos madrileños que se presentan en sociedad con una decena de temas que nos recuerdan que en pleno 2010 todavía hay gente que se acuerda y que respeta la música con la que crecimos los que ya hemos colocado el cuatro como primer dígito de nuestra edad. Además lo hacen con la suficiente calidad y sentimiento, dejando patente que no es necesario complicarse la vida en exceso con estériles arreglos y cabalgadas instrumentales para llegar a sonar más que dignamente y llegar con claridad al escuchante. Desde el inicio con “Involución” está claro por donde van los tiros, nombres como los de Leize, Los Suaves, o los primeros Barricada, se nos vienen a la cabeza escuchando su inconformista y reivindicativa letra, dando forma al buen ritmo que marcan las sencillas y rasgadas guitarras de Luis Valero y del también cantante Kurro González, junto al bajo de Alfonso Cobos y a la batería de Andrés Sánchez, todos ellos metiendo buenos coros como detalle a destacar a lo largo del disco. Por los mismos parámetros se mueven cortes como la sencilla y áspera “Memoria” que trata con acierto el recuerdo a los caídos en la Guerra Civil sin entrar en revanchismos inútiles tan frecuentes por desgracia últimamente, o la enérgica “Lágrimas y Adiós” de agudos riffs con la voz de Kurro recordando a la de Kutxi Romero (Marea) menos rasgada, como sucede en la más callejera y agresiva “Un Rincón Del Subconsciente” llena de sentido y principios en su letra, al igual que la inconformista y más heavy “La Voz De Los Nadie”. Los ritmos rockeros y dinámicos siguen presentes en la cañera “Atraviésame” donde sus curradas guitarras entran como cuchillos junto a unas buenas voces dobladas, como sucede en la directa y clara “Sin Corazón” que engancha con su alegre ritmo. Contrasta ese ritmo dinámico con el más denso de “Preludio” de curiosa temática tórrida y lírica en la que luce el trabajo instrumental del cuarteto, al igual que en la trabajada “Un Viaje Y Un Reencuentro” donde alternan ritmos cañeros con otros más suaves, de nuevo con una muy interesante letra, para completar el CD con la nostálgica e intensa “Volver a Empezar” de ritmo lento electro-acústico que va creciendo con la desgarrada voz de Kurro y con sus bonitas guitarras, recordando un poco a los vallecanos Esturión. Dadas todas las referencias reseñadas creo que queda bastante claro lo que nos ofrecen estos chicos, heavy rock directo, sencillo, bien ejecutado, y con mucho mensaje y trabajo en sus letras, sin descuidar un buen nivel instrumental, sobre todo en su sonido de guitarras.
Mariano Palomo